martes, enero 17, 2006

Francisco Varela Pérez: "El Viejo del Saco" o "El Monstruo de Carrascal"


Desde pequeños, hemos escuchado a nuestros padres hablar de "El Viejo del Saco", ese terrible personaje que pasaría por fuera de tu casa y te llevaría en caso que no te comieras toda la comida. Lo que muy pocos saben (lo más probable es que nuestros progenitores incluidos), es que este misterioso ser efectivamente existió y fue uno de los casos policiales más impactantes del Chile de la década del '50.

Francisco Varela Pérez, oriundo del sector de Hierro Viejo, en Coquimbo, era un vagabundo alcohólico que pululaba por las calles de Santiago. Su nombre "saltó a la fama" luego que se encontraran los restos de un menor estrangulado y violado en un sitio eriazo de la capital, en 1954.

El cuerpo de la víctima, según las pericias policiales, correspondía a un menor que vivía en la calle, identificado como Luis Vergara Garrido, de tan sólo seis años. Poco duraría el anonimato de Varela, pues tras este ataque, el individuo de 52 años fue atrapado por la policía al ser reconocido por un joven de 16 años, quien lo denunció por haber intentado violarlo.

"El Viejo del Saco" era harapiento y adicto al vino. Era común verlo merodear en avenida Carrascal, en el centro de Santiago. Quienes veían por primera vez a Varela, sorprendía que tuviera su mano derecha mutilada. Sin embargo, esto no le impidó cometer asesinatos: a sus víctimas las estrangulaba con la mano izquierda.

Los peritos de Investigaciones no demoraron en conectar el asesinato del niño de seis años con Varela. Al confesar la autoría de sus delitos ante los efectivos de la policía civil, el sicópata afirmó haber cometido entre uno y dos ataques sexuales al mes, justificando la "pequeña cifra" con su "vejez". Nunca se pudo determinar el número real de sus víctimas, ya que el sujeto peregrinó por varios poblados del país, principalmente alrededor de provincias, y porque en ese tiempo no existían registros rigurosos.

El caso impactó a la policía y a la prensa de la época, la que no dudó en llamarlo "El Monstruo de Carrascal". Varela tenía una explicación para los crímenes que cometía: "el vino me excita".

"El Viejo del Saco" fue condenado por la justicia a la pena capital. En 1956 fue fusilado.

3 Comments:

Blogger SDVB said...

Oh... bueno saberlo! esto fue un archivo desempolvado del baúl de los recuerdos, o algo como érase una vez


jaja bueno.

1:37 p. m.  
Blogger yes said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

7:30 p. m.  
Blogger yes said...

wau es sorprendente darme cuenta de que algunos tipos hayan existido ese es el caso de Francisco Varela que doy por entendido que cada relato que yace no es tanto por la imaginación de las personas ,sino que, por que realmente han existido y esto da fe de lo que digo ,muy bueno tu blog sigue así

7:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home